Hongos Comestibles. El CIEFAP impulsa acciones de bioeconomía en Patagonia.

El Centro de Investigación y Extensión Forestal Andino Patagónico (CIEFAP) concreta el avance del proyecto "Hongos comestibles, nuevos recursos productivos para la región patagónica” en las provincias de Neuquén, Río Negro, Chubut, Santa Cruz, Tierra del Fuego y La Pampa.

 

En este sentido, el aprovechamiento múltiple de los recursos fúngicos de los ambientes boscosos nativos e implantados de Patagonia, se presenta como una nueva alternativa al desarrollo económico sustentable. Asimismo, se propone la utilización de residuos lignocelulosicos de otras actividades para el cultivo de hongos comestibles y la introducción de especies de hongos de alto valor gourmet.

Los ejes estratégicos de las actividades propuestas en el proyecto, se vinculan a la micogastronomía y al micoturismo. Ambas propuestas son de bajo impacto en los ecosistemas boscosos y están fuertemente asociadas a su conservación. De esta manera, se contempla el trabajo artesanal de los pobladores rurales, como primer eslabón de la cadena, quienes poseen familiaridad y pericia para movilizarse por los bosques y realizar la cosecha. Se apunta así, al fortalecimiento de las economías locales poniendo en valor estos productos identitarios del bosque patagónico.

Este proyecto prevé el trabajo articulado del sector público y privado. Este objetivo incluye a instituciones de investigación y desarrollo (I+D) presentes en el territorio, las cuales están vinculadas al sector académico, carteras públicas, comunidades de pueblos originarios, sector gastronómico y turístico y, por último, el sector privado de las seis provincias pertenecientes al Consejo Regional de Ciencia y Tecnología Sur (CRECYT SUR).

La vinculación y articulación del sector público y privado, contemplado en el proyecto, busca introducir especies de hongos de alto valor gourmet, mediante el fortalecimiento y la generación de “huertos truferos” en zonas áridas, en tierras propicias y sub aprovechadas en Santa Cruz. En este sentido, el CIEFAP ha realizado asistencias técnicas en la zona de Los Antiguos para la puesta en funcionamiento de producción de trufas, como parte de un proyecto del Consejo Federal de Inversiones (CFI).

A su vez, se pretende organizar y planificar la cosecha de hongos silvestres comestibles en ambientes boscosos de las provincias patagónicas. Por otro lado, y respecto al cultivo de hongos, se busca utilizar residuos lignocelulosicos para la producción en cultivo de hongos comestibles. En todos los casos se pretende desarrollar procesos y tecnologías para el cultivo y preservación de hongos, como también, procesos y tecnologías para la preservación de cepas de hongos comestibles.

Investigación y desarrollo en hongos comestibles

El CIEFAP, desde hace varios años, ha desarrollado y llevado adelante innovadoras líneas de investigación sobre hongos comestibles. Se han establecido especies fúngicas comestibles de bosques nativos, praderas y plantaciones forestales de Patagonia como buenas candidatas para su aprovechamiento como producto forestal no maderero, incluyendo caracterizaciones ambientales de los nichos de fructificación y extensos relevamientos geográficos que dan cuenta de su distribución y disponibilidad.

En este marco, una de las actividades emblemáticas del CIEFAP referidas a la bioeconomía, que forma parte del módulo “Multiproductos fúngicos como insumos para la industria alimentaria, medicinal, agrícola y forestal”, contenido dentro del proyecto estratégico “Productos Forestales no Madereros (helechos, berries, hongos)” del CIEFAP.

Patagonia Fungi busca impulsar el micoturismo (observación, reconocimiento y recolección de fructificaciones de hongos silvestres) y la micogastronomía (gastronomía gourmet con hongos comestibles) a lo largo de toda Patagonia. Ofrece, de este modo, nuevos productos a las economías locales, tanto gastronómicas como turísticas, particularmente, en temporadas bajas (otoño y primavera).

Se ha evaluado también la composición nutricional y de compuestos bioactivos de nueve especies de hongos comestibles del bosque nativo patagónico. Esta información de base generada permite plantear nuevos objetivos tecnológicos en busca de nuevas alternativas de desarrollo económico sustentable a partir de los usos nutracéuticos de los hongos.

Por otra parte, a través de un proyecto de investigación, desarrollo e innovación (I+D+I) del Fondo para la Innovación Tecnológica Regional (FITR) se ha logrado la construcción de un laboratorio de producción de blanco de hongos comestibles para abastecer a los productores de hongos comestibles cultivables de la región.

Hongos, recursos novedosos para la bioeconomía patagónica.

El despliegue territorial del proyecto constituye un abordaje innovador que busca generar un impacto socioeconómico en toda la región andina de la Patagonia Desde su concepción se busca la vinculación del sector público y privado, con especial énfasis en la transferencia de conocimiento.

El proyecto contempla diversas capacitaciones destinadas a guías turísticos en senderos interpretativos sobre hongos silvestres y cultivados, se capacitarán a comunidades rurales para las tareas de recolección, y al sector gastronómico para que incorpore a los hongos como producto regional identitario de la cocina patagónica. Asimismo, se establece la capacitación a productores respecto de las características biológicas y de producción de hongos cultivables, con el fin de generar y establecer nuevos nichos comerciales.

El desarrollo de polos micogastronómicos y senderos micoturísticos que refuercen las temporadas bajas de otoño y primavera en Patagonia, se presentan como alternativa con la realización de productos y platos gourmet con alto valor agregado, lo cual aprovecha la riqueza de las especies presentes, muchas veces, únicas de estos bosques. Recordemos que el momento de fructificación de los hongos en los bosques patagónicos, son el otoño (abril – mayo) y la primavera (octubre - noviembre).

Mercado local Fúngico

 El consumo de hongos comestibles ha aumentado en los últimos años, principalmente porque se consideran alimentos naturales, sanos y saludables, debido a su alto contenido proteico y sus bajas calorías. En lo que respecta a la Patagonia, el mercado de hongos comestibles silvestres está condicionado, entre otras cosas, por su alta estacionalidad.

Sumado a ello, la variabilidad observada en su frecuencia de hallazgo, la breve vida útil de sus cuerpos fructíferos, la pérdida de cualidades organolépticas distintivas usando métodos tradicionales de preservación, y la competencia de precios y oferta de especies con los mercados chilenos y chinos plantean la necesidad de encontrar alternativas para su óptima conservación, que permitan una adecuada distribución y comercialización, y de este modo, el aprovechamiento de su potencial productivo como alimentos identitarios de la región.

Por otro lado, el cultivo de hongos comestibles, en particular girgolas y shiitake, se basa en la conversión de residuos o subproductos de la agroindustria o la silvicultura que, de otra forma, en la mayoría de los casos, no tendrían ninguna utilidad. Por ello, aparece como una opción productiva viable, sustentable y con muy buenas perspectivas en nuestra región.

Destacados

jest tu

C I E F A P

Centro de Investigación y Extensión Forestal Andino Patagónico
Tel. + 54 9 2945 453948 / 452771 | Fax: int 209
info@ciefap.org.arhttp://ciefap.org.ar

 

© 2017 CIEFAP. All Rights Reserved.